Colección Yebra (negativos en placas de cristal)

Digitalizando 70 negativos en placa de cristal de la colección Yebra (Terque, Almería, España)

Primero se evalúa el estado físico de los negativos y luego se procede a su limpieza, si es necesaria.

Las placas de cristal se escanean en modo escala de grises, 16 bits y en RAW (formato DNG), a una resolución alta.

Posteriormente se realiza un revelado digital y se guardan en formato TIF a 16 bits.

Por último se introducen en el software de catalogación de las imágenes (Enhanced Photographic Image safeKeeping) y se les adjuntan todos los datos de los que se dispongan sobre las mismas, tanto técnicos y físicos como históricos. También se guardan los ajustes deseados por el propietario en cuanto al uso o no de sus fotografías.

 

Cargadero de mineral ‘El Alquife’

El cargadero de mineral de Almería se construyó una vez finalizado el ferrocarril Linares-Almería; con el fin de dar mayor salida a todo el material que llegaba por tren desde las Minas de Alquife y que se acumulaba en el Puerto de Almería. Los primeros proyectos proponían un cargadero hecho de madera, y de unas dimensiones reducidas. Pero por distintos motivos se decidió la construcción de un gran muelle metálico de agua profunda al que accederían los trenes cargados de mineral de hierro, procedentes de la Estación de Almería, a unos 900 metros del lugar. Una vez en lo alto, por acción de la gravedad, descargarían su contenido en unos depósitos en el interior de la estructura. Una vez allí, y de nuevo por gravedad, se cargaría el mineral a los barcos atracados al costado del cargadero a través de unos conductos metálicos retraíbles.

Hacia 1900, la empresa que explotaba las minas de Alquife, The Alquife Mines and Railways Company Limited, cuya sede se situaba en la ciudad escocesa de Glasgow, pidió un permiso para construir dicho cargadero, concedido en 1902. Para su construcción, se emplearon un total de 3824 toneladas de acero, procedente de las fundiciones escocesas de Motherwell; también se usaron 8000 m² de madera para revestimientos, 1152 m³ de hormigón y un total de 1056 metros de vías férreas de ancho ibérico.

El 20 de abril de 1904 el rey Alfonso XIII acudió a la ciudad para inaugurar el cargadero así como el ferrocarril Albolote-Granada. A partir de entonces, los ciudadanos se dividieron según su opinión al respecto. Unos pensaban que era una construcción necesaria y positiva y otros la relacionaban con la contaminación metálica y la veían como un obstáculo para el crecimiento urbanístico.

Wikipedia

Procedencia: archivo digital

Opciones del propietario:

  • Mostrar en internet
  • Marca de agua tipo 1
  • Contactar: No

Conservación de archivos fotográficos: Sobre la fotografía

1.1 / Sobre la Fotografía

Es un medio que ha sido utilizado de forma universal. Ello implica que su custodia compete a comunidades culturales, economías, recursos humanos y parámetros climatológicos muy divergentes.

En sus inicios fue una práctica llevada a cabo por profesionales formados en las necesidades de la técnica, pero cuando la industria puso en el mercado materiales de toma y copia ya fotosensibilizados, su uso se popularizó. El corpus compuesto por la fotografía de aficionado supera de manera geométrica al producido por el colectivo de profesionales. La custodia ejercida por los fotógrafos es diferente a la que otorga a sus registros la memoria familiar.

Pese a su juventud la fotografía ha producido miles de millones de registros llevados a cabo en una sorprendente variedad de procesos, formatos y sistemas de protección, que abarcan desde la imagen única de los procedimientos directos de cámara a los que producen multiples copias del mismo registro desde una matriz negativa o positiva.

Una fotografía requiere de la presencia de un soporte y de una imagen final; frecuentemente esta estructura primaria se completa con la presencia de aglutinantes, soportes secundarios, elementos aportados, técnicas de fotoacabado, intervenciones de autor, elementos ornamentales, etc. que determinan la identidad del proceso, su segmento cronológico, localización espacial o su contribución plástica. Esta complejidad morfológica, característica del medio fotográfico, debe ser tenida en consideración a la hora de establecer su tratamiento documental, los límites de su uso y acceso, los protocolos de restauración o la logística que implica su explotación cultural. una fotografía no es solo su información fotográfica.

La complejidad de las estructuras morfológicas ha superado la capacidad de expertización llevada a cabo desde los parámetros de la historia del arte. La información icónica que porta una fotografía no siempre es coincidente con el original fotográfico en sí. La aparente facilidad con que un registro fotográfico puede ser falsificado exige que la expertización sea llevada a cabo desde la ciencia. Desafortunadamente, el requerido nivel de “connoisseur” dista todavía de estar establecido con las requeridas garantías.

Con frecuencia se tiende a confundir la legibilidad de un artefacto con su permanencia. Un alarmante corpus de originales presentan la suficiente reserva de imagen final requerida para la adecuada lectura de su información icónica, pero fuera de la cantidad exigida para garantizar su permanencia; no todos los originales pueden ser exhibidos.

El límite de exhibición de una fotografía es aquel en que una sola parte de cuantas componen su estructura morfológica sufre un cambio cualitativo que pone en riesgo la integridad global del artefacto, no solo el índice de su reserva de imagen final.

https://www.sedic.es/wp-content/uploads/2016/01/conservacion-arch.-fotograficos.pdf

Asociación Española de Documentación e Información
Autor: Ángel María Fuentes de Cía

Presentación

epik inicia su andadura.

Esperamos contribuir al máximo de la medida de nuestras posibilidades en la permanencia a lo largo del tiempo del legado fotográfico histórico y clásico.