El pionero de la fotografía José Ramos Zanetti

por | 2019-01-11

El investigador Hernández Latas desmonta el mito del pionero de la fotografía José Ramos Zapetti

El pintor “zaragozano” que se anticipó a Daguerre en 1837 fue José Zanetti, era ilerdense, se forjó en la Academia de San Luis y residió en Roma.

Dibujo de José Zanetti realizado por Federico de Madrazo. Se expone en El Prado.

Antón Castro

Muchas de las historias de la fotografía, cuya invención se presentó en sociedad por Louis Daguerre en la Academia de las Ciencias y las Bellas Artes de París el 19 de agosto de 1839, hablan de José Ramos Zapetti, que se habría anticipado al francés en dos años y que, según algunos en la misma Zaragoza, “lograba fijar sobre una lámina de cobre tratada imágenes obtenidas en su estudio con una cámara oscura, con una técnica muy similar a la utilizada por Daguerre”. La primera vez que se cita a José Ramos Zapetti fue en dos artículos que publicó el crítico de arte Francisco Alcántara en las revistas: ‘Madrid científico’ (1902) y ‘La fotografía’ (1903), que están basados en las memorias manuscritas, y desaparecidas, del pintor y erudito Vicente Poleró. Alcántara lo visitó en su casa y descubrió, entre sus escritos, un curioso retrato, que reconocería tiempo después el pintor Federico de Madrazo como el de su compañero José Ramos Zapetti…

Alcántara copió de las memorias de Poleró: “Por los años de 1834 al 40, hallándose don Federico de Madrazo estudiando en Roma, había un joven pintor llamado José Ramos Zapetti, natural de Zaragoza, pensionado por un paisano suyo. Más que para artista pintor, Ramos Zapetti había nacido para químico”. Agregaba que vivía con gran estrechez con su perro Maestrino, tenía un armario lleno de frasquitos con líquidos y era conocido como “el nigromántico”.

A José Antonio Hernández Latas (Zaragoza, 1967), investigador e historiador de la fotografía, siempre le había intrigado “el enigma Ramos Zapetti”. Hernández Latas estuvo becado en la Academia de España en Roma y ha hecho su tesis doctoral sobre Bernardino Montañés. “Me parecía extraño que en todos mis estudios nunca apareciese ese nombre. Decidí consultar la Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, donde habría iniciado su actividad artística. La ausencia de personal retrasó dos años el acceso a ese fondo y me fui a Madrid a consultar el archivo de la Embajada de España cerca de la Santa Sede, que custodia el Ministerio de Asuntos Exteriores”, explica el investigador.

Allí no aparecía por ningún sitio el nombre de José Ramos Zapetti, pero sí el de José Zanetti en varios documentos de 1817 y de 1846. En los primeros se incluía la solicitud de un pasaporte español para el joven José María Zanetti y se decía que venía de Zaragoza. También había certificados de asistencia a las clases de Perspectiva, Geometría y Óptica en la Academia de San Lucas de Roma. Todo parecía extraño; investigando aquí y allá, Hernández Latas ha logrado despejar la hojarasca y atar casi todos los cabos. José Ramos Zapetti no existió nunca, fue un error de transcripción o de lectura. Se llamó José María Zanetti Paret, pintor y litógrafo. Hernández Latas halló su partida bautismal en la iglesia de San Juan Bautista de Lérida, donde nació un 20 de marzo de 1897, a las tres de la madrugada. Sus padres tuvieron una fonda en Aranda de Duero y debieron de trasladarse a Zaragoza hacia 1815, tras Los Sitios.

Se matriculó en la Academia de San Luis donde estuvo dos cursos (1815-1816) y fue, con José Dil, uno de los alumnos más sobresalientes. Les regalaron “dos carteras de pasta, cuadernos o libretas de dibujo, que habían sido mandadas hacer por el barón de Cardiel”. Hernández Latas supone que fue el propio Zanetti quien se presentaba como zaragozano, dado que la ciudad acababa de salir de la Guerra de la Independencia y había sido glosada por autores como Lord Byron.

El trabajo de José Antonio Hernández Latas revela que Zanetti se trasladó a Roma en 1818. Estudió allí varios cursos y luego se quedó a vivir en la ciudad. Abrió un estudio –de pintura, dibujo y litografía- en Piazza Navona, 101, y lo compartió con un artista valenciano, Agustín Ximeno Bartual. En Roma realizó su famosa experiencia fotográfica que le ha convertido en un pionero de la fotografía, como lo fueron Niepce, Daguerre, Fox Talbot Fox, Hércules Florence o Hippolyte Bayard. La última noticia que se tiene de él lo sitúa “de paso por poco tiempo” en Madrid el 16 de mayo de 1846 y residía en la calle Jacometrezo, 25. La insistencia de Hernández Latas le ha llevado a descubrir que su autorretrato, que aparecía en los artículos de Alcántara y fue adquirido por Vicente Poleró, ahora está en la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán.

Vía: antoncastro.blogia.com

 

Deja un comentario